La empresa hostelera implicada tendrá un plazo de 5 años para devolver esta deuda a las Administraciones Públicas, garantizado así su viabilidad a corto y medio plazo.